Gucci decide cambiar las reglas de las presentaciones de sus colecciones

La publicación en Instagram de las reflexiones de Alessandro Michele, director creativo de Gucci, ha disparado el debate sobre la necesidad de ralentizar la velocidad a la que va el sistema de la moda actual y construir un nuevo ritmo para las colecciones que jugaran con nuevos e inauditos códigos.

Los diarios de confinamiento de Alessando Michele, en los que recoge reflexiones derivadas de la situación propiciada por esta pandemia del coronavirus, ha puesto patas arriba la industria de la moda al anunciar su propósito de apearse del vertiginoso ritmo de presentaciones de colecciones comerciales. “Siento la urgente necesidad de cambiar muchas cosas en mi forma de trabajar. Después de todo, siempre me he inclinado profesionalmente a cambiar, trayendo conmigo una inquietud creativa natural y alegre. Pero esta crisis ha amplificado de alguna manera esa urgencia transformadora, que ya no se puede aplazar” comienza diciendo.

El director creativo de Gucci siente que la actividad creativa se ha visto comprometida por los plazos impuesto por el sistema de la moda a escala mundial. “Me estoy dando cuenta de que esta capacidad de contar no puede verse limitada por la tiranía de la velocidad” afirma, entonando el mea culpa al haberse plegado a las exigencias de un ritmo que califica de “furioso” e “insidioso” para, acto seguido, declarar su propósito de apearse este carrusel de las vanidades. “En esta conciencia renovada, siento la necesidad de un momento diferente, liberado de los plazos impuestos por otros que ponen en riesgo la creatividad de ser humillada”.

El diseñador apuesta por que desde Gucci se desarrollen colecciones con sentido propio, sin tener en cuenta la necesidad de presentar un mínimo de cuatro colecciones al año, como se viene haciendo en la actualidad. “Es por eso que decidí construir un nuevo camino, lejos de los plazos que la industria consolidó y, sobre todo, lejos de una excesiva productividad que hoy realmente no tiene razón de ser. Es un acto fundacional, audaz pero necesario, que tiene como objetivo construir un nuevo universo creativo”. La clave de su propósito está en atemporalidad de sus propuestas, que trascenderán a la obsolescencia comercial programada. “Abandonaré el desgastado ritual de las temporadas y los espectáculos para recuperar una nueva cadencia” escribe el diseñador de Gucci, y declara que las colecciones responderán solo a una necesidad creativa pura.

Así mismo, auspicia un cambio en la forma y los plazos de presentación de las colecciones, adentrándose en el debate de la superación de los desfiles tradicionales como herramienta necesaria. “Nos reuniremos solo dos veces al año, para compartir los capítulos de una nueva historia. Capítulos irregulares, alegres y absolutamente libres, que se escribirán retorciendo reglas y géneros, alimentándose de nuevos espacios, códigos lingüísticos y plataformas de comunicación“. Sólo queda por ver si esta proclama afectará a la casa insignia del Grupo Kering o será el principio de una nueva realidad que sigan otras casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *