Entrevista a Pepa Bueno, Directora Ejecutiva de ACME: “Estamos pensando maneras de mostrar las colecciones en septiembre, pase lo que pase con la fashion week”.

Pepa Bueno es una profesional del periodismo que no necesita presentación por su acreditada carrera en medios como Woman o Yo Dona, pero sobre todo es una de las principales conocedoras de la realidad de la moda ‘de autor’ de este país desde que asumiera en 2013 el cargo de Directora Ejecutiva de ACME (Asociación Creadores de Moda de España), que aglutina a lo más granado del quién es quién del diseño nacional. Con ella queremos analizar cuál será la realidad del sector cuando la actividad se retome y los engranajes de la moda vuelvan a ponerse en marcha.

Por Agustín Velasco.

FASHIONontheRADAR: ¿Cuáles son las principales inquietudes de los asociados de ACME en estos momentos?

Pepa Bueno: La situación es tremenda. Todo el mundo está deseando retomar la actividad profesional, pero la situación en muy dura. Tengamos en cuenta que, a partir de los datos de facturación de 2019, hemos calculado que, solamente entre los 74 miembros de la asociación, las pérdidas han sido de 90 millones de euros por mes de cierre. Y no es que en mayo vaya a ser mejor a pesar de que los atelieres, con citas individuales, podrán abrir a partir del lunes, y que diseñadores que tengan tienda a pie de calle puedan hacerlo, en principio, a partir del día 11.

FOTR: Esto ha sido una hecatombe para la temporada de primavera, ¿no?

PB: Sí, todo el mundo está muy preocupado porque, además, la temporada de primavera y principio de verano es, junto a Navidad, los momentos más potentes de ventas en el año. La mayor parte de las marcas que conforman ACME están centradas en ropa ‘especial’ para distintos tipos de celebraciones como bodas o comuniones, que mayoritariamente tienen lugar en esta época, y se ha cancelado la mayor parte de los encargos.

FOTR: ¿Y la venta a tiendas?

PB: Esto ya empezó a finales de febrero, cuando las empresas que tienen desarrollo internacional van a vender sus colecciones a las ferias de París como Tranoï, Premiere Classe…  Ya entonces hubo un descenso de asistentes muy importante. Los japoneses, por ejemplo, al día siguiente de llegar a París, tanto para las ferias como los desfiles, se volvieron por prescripción de su Gobierno que anunció que iba a cerrar fronteras. Ahí ya se evidenció una bajada del número de pedidos habituales. Pero es que cuando volvieron a España y empezó de forma potente esta crisis del coronavirus, todos esos pedidos que a duras penas se pudieron hacer se cancelaron.

FOTR: ¿Y ahora qué?

PB: La situación es muy dura. Hay que hacer a los consumidores españoles conscientes de que van a ser ellos los que van a poder mantener el mercado nacional. Pedimos a las autoridades que pongan mucha energía en potenciar el consumo de lo nacional, porque vamos a vivir de lo que vendamos aquí, no del turismo. El Ayuntamiento de Madrid tiene una iniciativa muy interesante que se llama ‘Volveremos si tú vuelves’ en apoyo al comercio local, no sólo de moda. Hay que trabajar mucho en ese sentido

FORT: Porque el principal enemigo es el miedo.

PB: Sí. Me preguntaba uno de mis asociados que, después de esto, quién se va a atrever a entrar en una tienda, quién va a tocar la ropa, quién va a entrar en un probador… Es decir, hay que trabajar para erradicar el miedo. Los establecimientos de moda están pensando en todo tipo de medidas para que el acercamiento del consumidor a la tienda sea muy seguro. Piensa que nuestros asociados, por regla general, no tienen tiendas gigantes. La dimensión de los establecimientos hace que sean más fácil de controlar, de limpiar y de implementar las medidas de seguridad. Además, muchos trabajan a medida en atelier, y eso ofrece la seguridad de que son prendas que sólo te pruebas tú, que no va a haber afluencia de público ya que lo normal es recibir de forma individual a la clienta, por lo que ahí hay un nicho de oportunidad importante que es importante comunicar. Además hay que dejar claro que esa moda de diseñador, de atelier, no es inabordable desde el punto de vista económico, en absoluto, y al comprarla estás apoyando tanto al diseñador como a sus trabajadores, además de a los talleres nacionales que están fabricando esas prendas, porque la moda de autor en España se fabrica en España.

FOTR: ¿Qué va a pasar con la semana de la moda de Madrid en septiembre?

PB: No hay nada con certeza. Espero que a lo largo de la semana que viene podamos tener reuniones con la dirección de la fashion week para vislumbrar qué se puede hacer. Presentar en estas condiciones va a suponer un gran esfuerzo, máxime cuando, además, no has podido poner en la tienda la colección que mostraste en enero. Va a ser una edición muy difícil porque no tenemos claro cómo vamos a poder juntarnos en un espacio como el que solemos ocupar. El modelo tradicional con una concurrencia de 700 personas en un desfile ahora mismo es inviable. Hay que buscar alternativas como están haciendo otras fashion weeks.

FOTR: ¿Se está acentuando en estos momentos el cambio de modelo de presentación de las colecciones como cuando empezó a surgir el fenómeno del ‘See now, Buy now’?

PB: Eso ya estaba pasando antes de esta crisis porque estamos en otra realidad. Antes, los desfiles los veían sólo los profesionales y se difundían seis meses después en los especiales de moda. Ahora, el hecho de que esos desfiles se vean en el momento, y eso sea parte del valor del desfile, hace que efectivamente deje de tener sentido presentar lo que la gente va a poder comprar seis meses más tarde. Las temporadas también han desaparecido, se han fusionado, el cambio climático tiene influencia en la moda. La climatología ha hecho que la distinción entre temporadas pierda bastante sentido.

FOTR: ¿Qué se está articulando desde ACME para hacer frente a lo que viene?

PB: Estamos todo el rato haciendo cosas. Ayer mismo ideamos una campaña, que no puedo adelantar aun, para mostrar que somos una comunidad potente y atractiva, que entre todos nos ayudamos. Estamos pensando maneras de mostrar las producciones de los diseñadores en septiembre, pase lo que pase con la fashion week. Estamos trabajando con todo tipo de instituciones, estatales, autonómicas o locales, para que nos ayuden a crear iniciativas entorno al consumo de la moda de autor. Nos estamos moviendo en el tema de las mascarillas. La mascarilla se va a convertir un elemento de moda y tenemos mucho que aportar.

FOTR: ¿Qué le ha sorprendido más de lo que está viviendo?

PB: El gran compañerismo y solidaridad social de este sector. A pesar de que prácticamente todas las marcas de ACME empezaron a ingresar cero, todo el mundo me llamó, no para quejarse, sino para ayudar. Me preguntaban cómo podían hacer mascarillas, batas, como podían ayudar al hospital o residencia más cercano, a decirme que iban a sacar a sus costureras del ERTE para que cosieran mascarillas… Todo el mundo se ha puesto a ayudar y a colaborar. Otra cosa es que en el futuro encuentres por ahí un camino para conseguir ciertas entradas de dinero. Para sacar a la gente del ERTE necesitas dinero. Todo esto me llena de orgullo y me hace cobrar consciencia de que estoy trabajando con gente que merece la pena.

FOTR: ¿La profundización en la digitalización es la próxima prioridad de los diseñadores o se seguirá apostando por el modelo de tiendas físicas y atelier?

PB: Se van a combinar las dos cosas de una forma potente. La tendencia a la digitalización va a ser más importante, pero el que muchas de estar marcas sean muy pequeñas y puedan dispensar un trato más personalizado al consumidor va a ser un valor de diferenciación muy importante. Las grandes empresas pueden digitalizar mucho, y esto no sólo se trata de hacer la página web y poner cuatro fotos. Emprender la digitalización es muy caro y hacerlo bien requiere de mucha inversión, infraestructura, logística… Por supuesto, la presencia de las marcas en las redes es prioritaria y se crecerá por ahí, pero es importante recalcar que justo lo que pueden ofrecer estas pequeñas marcas es exactamente esa atención cuidadosa y cercana al consumidor, y eso va a evidenciarse como una fortaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *