Una crema solar que mira por los oceanos

Clean Skincare Mineral SPF 30 de REN es un protector solar que busca contribuir a unos océanos más limpios.

Consumir va más allá de elegir un producto que sea afín a tus gustos y satisfaga tus necesidades óptimas a un precio que se adapte a tus posibilidades. Ser consumidor en el siglo XXI debería implicar tomar decisiones que vayan más allá de consideraciones personales y en la que debieran entran en juego valores sociales, medioambientales y culturales. Un consumo responsable y consciente, cada vez más extendido, está llevando a las marcas de cosmética a hacer un escuerzo sin precedentes para presentar productos que satisfagan las demandas más exigentes de sus clientes.

Ese es el caso de REN, una firma cosmética para la que tan importante es la efectividad de sus productos, formulados con ingredientes inteligentes y efectivos, como que estos provengan de fuentes sostenibles y el packaging sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente. El cuidado de tu piel no debería estar reñido con el cuidado del planeta.

Un ejemplo del trabajo de este tipo de productos es Clean Skincare Mineral SPF 30, un protector solar elaborado con óxido de zinc ‘no nano’ para un amplio espectro de protección UVA/UVB y la luz azul, apto para todo tipo de pieles. El óxido de zinc es biodegradable y no afecta al medio ambiente, así como es seguro tanto en forma nano (que contiene nanopartículas) como no nano, pero siempre es preferible la segunda opción. Su extracto de semillas de maracuyá amarilla refuerza el sistema de defensa interno de la piel y la ayuda a protegernos contra la contaminación y el daño de los radicales libres. El almidón de arroz, por su parte, absorbe la grasa, controla los brillos y minimiza los poros, calmando la irritación de las agresiones ambientales. Es un producto libre de oxibenzona y siliconas, dos de los elementos que, por ejemplo, más dañan a los ecosistemas marinos.

La protección de los mares es una de las prioridades que se ha marcado REN, colaborando con la Fundación Surfrider, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la protección del océano, las olas y las playas, desde el año 2018. El objetivo es colaborar en la limpieza de plástico estos espacios, pero el primer paso, es generar menos residuos, y por ello ha desarrollado para esta crema un tubo hecho de un 50% de plástico reciclado y con un tapón 100% reciclado. Una aportación más para avanzar en su programa Zero Waste con el que, en 2021, pretende convertirse en una compañía 100% limpia con el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *