Alpargatas artesanales desde Elda con enfoque premium

La firma alicantina de alpargatas POQ Collection es un ejemplo de cómo el sector artesanal puede crear un producto de tendencia y competitivo.

Por Agustín Velasco.

España es un país rico en tradición de calzado de alta calidad, con referencias autóctonas, como las alpargatas, que además de gozar de gran popularidad entre las firmas del lujo internacional tienen un fuerte arraigo e identificación con la cultura española. Más allá de tener antepasados egipcios, su primera mención documentada en Europa se remonta a 1322, y es encontrada en un documento redactado en catalán que describe las “espardenyes” tal y como las identificamos hoy. De calzado humilde y del pueblo, las alpargatas han pasado con los años a ser un elemento de estilo en cuya evolución y posicionamiento ha tenido mucho que ver el buen hacer de los artesanos que las han mimado o han trabajado con empeño para que no se pierda el esmerado proceso de su confección.

De alpargatas sabe mucho Pastora Ortiz Quevedo, fundadora y directora creativa de la firma POQ Collection, una marca 100% Made in Spain con tradición zapatera de más de 30 años. “Llevo toda mi vida en el mundo del calzado, y cuando llegué a la alpargata vi que lo que había en el mercado no era de muy buena calidad, no calzaba bien, estaba hecho con materiales mejorables y cosido a máquina casi siempre” explica Ortiz. “Comenzamos a fabricar para importantes marcas internacionales y descubrimos que era igual o más complicado hacer una alpargata que confeccionar un buen salón, sandalia o bota. Era todo un reto y eso me gustaba. Me pregunte, ¿por qué el público no valora una alpargata como un zapato montado? Descubrí que era por la calidad. ¿Y, si fabricamos para marcas internacionales, por qué no crear la mía propia?, me dije”. La cuestión es poner en valor este calzado, el cómo hacerlo y crear un sistema de culto entorno a este es lo que parece más complicado de llevar a cabo. “El poder lo tiene el usuario. Pensemos en el mercado de las deportivas o sneakers, que es uno de los más prolíficos del mundo. ¿Quién lo hubiese pensado? ¡Las llevamos para todo! En ocasiones vestimos sandalias en invierno, ¿por qué no podríamos llevas alpargatas todo el año?

Nacida en Elda, Alicante, Pastora lleva en su sangre una mezcla de influencias mediterráneas que no sólo le llegan por la tradición zapatera alicantina, sino por su infancia en una familia de raíces andaluzas. Ella encuentra ‘la magia’ de este tipo de zapato en su versatilidad, que se revela hasta en la cantidad de nombres con que se le denomina: alpargatas, espardeñas… “A mí me gusta espadril o espadrilles. Pero es bonito que tenga varios nombres”.  Sus creaciones están realizadas completamente a mano, en un proceso artesanal que va desde la confección de la suela de yute de la sandalia al trabajo cuidado de los más ínfimos detalles, con pieles de la mejor calidad, bordados y donde el color forma parte de su narrativa creativa particular. “El trabajo manual es un tipo de arte que va arraigado con una alta identidad cultural, nace del acto de pensar, refleja la esencia y trascendencia de las cosas y la personas, buscando lo extraordinario, pura filosofía” reflexiona Ortiz. “Lo que hace especial nuestra colección es la pasión que todo mi equipo pone en el trabajo. La clave es el buen hacer, que empieza con unos patrones perfectos, cortados y cosidos de una manera impecable. El cariño que ponen nuestros trabajadores en todo el proceso antes de meter unos Poq en la caja es especial. Buscamos la excelencia”. Además, durante el proceso de elaboración, no se utilizan productos tóxicos, lo que beneficia y cuida tanto nuestra piel como nuestra salud.

La situación actual que atravesamos por la crisis del coronavirus afecta a esta firma más por su trascendencia social que por efectos económicos que se deriven. “Estoy preocupada. Esta quizá sea la mayor crisis de nuestra generación, y he vivido varias en mi sector. Tal vez por eso estoy serena. Las decisiones que tomemos como ciudadanos van a ser muy importantes. Tenemos que pensar en qué mundo queremos vivir, si queremos el poder para elegir o nos dejaremos manipular el resto de nuestras vidas, y si nos aislaremos o compartiremos con el resto del mundo”. Quizás, esa tranquilidad relativa, le venga por la fuerte apuesta que desde la firma se ha hecho por el comercio online, que frente a las incertidumbres que se avecinan parece ser la única apuesta segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *