Entrevista a Eduardo Zamácola, Presidente de Acotex: “La caída de ventas que prevemos para cuando reabramos va a ser del 70%”

Desde FASHIONontheRADAR hemos querido coger el pulso del sector frente a la crítica que vive el sector de la moda en España por la situación de emergencia que atraviesa el país a causa de la pandemia del coronavirus, y para ello hemos hablado con el presidente de Acotex, Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel, fundada en 1977 y que en la actualidad representa a más de 800 empresas, cerca de 15.000 puntos de venta y más 80.000 trabajadores en el territorio nacional. Su presidente, Eduardo Zamácola, se muestra profundamente preocupado frente a la situación económica.

FASHIONontheRADAR: ¿Qué valoración realizan desde la asociación de la situación que estamos atravesando?

Eduardo Zamácola: Lo primero es hacer una descripción de la situación actual, donde nos encontramos con el 100% de nuestros comercios cerrados al público, con un ERTE sobre el 100% del personal comercial, es decir, estamos hablando de 130.000 personas, y un descenso de las ventas online, que puede parecer la panacea, pero la realidad es que se ha dado un descenso entorno al 85% o 90% de las ventas con respecto a un mes normal, a menos que se  estén haciendo promociones agresivas, como hay alguna empresa que sí lo está haciendo y está teniendo un incremento de las ventas online importante, aunque en ningún caso palía la reducción que tenemos en tiendas físicas.

FOTR: ¿Qué demandas se están poniendo sobre la mesa?

EZ: La situación es dramática. Lo primero que pediríamos son ayudas al Estado y no parecen que vengan de una forma efectiva. Nosotros defendemos que ante ingresos cero los pagos tienen que ser cero. Por lo menos, los pagos que se hagan a entidades públicas, y hablamos de tasas, tributos e impuestos. No nos sirve el aplazamiento de esos pagos, sino la condonación. Si no tenemos ingresos no vamos a poder pagar eso en ningún momento.

FORT: Más allá del tema de las ayudas económicas, no hay aún un plan claro de actuación frente a la reapertura, ¿no?

EZ: Estamos empezando a ver cómo va a ser la vuelta tras el desconfinamiento y parece que uno de los temas que están planteando es que los comercios de hasta un determinado número de metros cuadrados sean los primeros en abrir. Estando confinados un mes y pico seguimos teniendo 5000 contagiados diarios, plantearse eso es una barbaridad. Entendemos perfectamente que debe producirse ese desescalado y que deben probarse cosas para reactivar la economía de forma gradual, pero lo primero que me preocupa es la seguridad de los empleados. Intentamos adivinar las medidas de seguridad que debemos implementar en nuestros comercios para abrir, pero aún no hay nada claro. Necesitamos que nos digan qué va a hacer falta para empezar a trabajar, y que no sea de un día para otro, porque tendremos que aprovisionarnos de mascarillas, geles, etc…

FORT: ¿No está habiendo diálogo con el Gobierno?

EZ: Con el Ministerio de Comercio es casi nulo. La semana pasada tuvimos una petición de la Secretaria de Comercio para que les dijéramos qué medidas necesitamos y cuales creemos que se han de poner en práctica. Desde nuestra asociación le mandamos esa batería de medidas. Nos volvieron a llamar para pedirnos cuál es el margen del comercio. ¿Cómo que cuál es el margen del comercio? ¿Margen bruto?… “No, margen medio”, nos pidieron. Es un dato que nos parece ridículo porque es muy diferente para los distintos segmentos de la moda, el sector del lujo tiene márgenes muy diferentes al del lowcost.

FORT: Así que aún no hay un protocolo de seguridad…

EZ: No sólo se trata de las medidas sanitarias que tendremos que implantar en nuestros establecimientos, y que ya se verá como se paga, que eso es otra cosa, sino las medidas económicas. La caída de ventas que prevemos para cuando reabramos va a ser del 70% con respecto al mismo mes del año anterior, porque la gente no va a ir a comprar en masa. A mí me preocupa, por ejemplo, que, si abro las puertas de mi establecimiento, ¿qué significa?, ¿que me retiran el ERTE?, ¿voy a tener que pagar el 100% de los sueldos a mis empleados?, ¿voy a tener que pagar cotizaciones a la Seguridad Social?… Todo eso con unos ingresos del 30% resulta insostenible. O hay una retirada gradual de las ayudas o no va a ser posible reabrir.

FORT: ¿Se está realizando un análisis de las debilidades del sector que se hayan podido poner de manifiesto?

EZ: La reflexión ya se hizo a partir de 2008 y su crisis. Entonces vimos una sobre expansión, un sobre dimensionamiento del sector… Desde entonces, el mundo de la moda ha vivido con una crisis continua. Los ingresos de este año, antes de coronavirus, eran un 30% menores que los de 2007. El sector de la moda nunca se recuperó. El crecimiento del consumo que detectamos en 2014 y 2015 no se lo llevó la moda, sino la restauración, el ocio y los viajes.

FORT: ¿El tema de la digitalización ya estaba suficientemente abordado?

EZ: Ha habido una inversión muy importante en digitalización. Pero España es un país muy peculiar dada la climatología tan favorable de la que goza, con muchas horas de luz en verano. Eso invita a la gente a salir a la calle e ir de compras. No es como en los países nórdicos, que el comercio online tiene un papel más importante porque no apetece salir a la calle. El gran problema del sector es que desde 2012, en que se liberalizan las rebajas, hemos entrado en una guerra de precios y promociones continua que no tienen ningún sentido.

FORT: ¿La relocalización de la producción ha entrado en el debate?

EZ: Sin lugar a dudas. Ya se había empezado a relocalizar la producción para tener una mayor rotación de producto, tener más flexibilidad y no tener que comprar tanto producto, ni con tanto avance. La crisis del Covid-19 empezó en China y puso de manifiesto la imposibilidad de acceder a los suministros. Esto abrió una reflexión sobre la dependencia de tener la producción allí. Fabricar en el ciclo largo en China tiene una ventaja: el coste. Pero también tiene dos inconvenientes muy importantes. Primero, tenemos que adelantar la previsión de demanda con mucha antelación, intuir entre 8 o 9 meses antes lo que voy a vender. Y, además, exigen una producción muy amplia para entrar en las cadenas de producción.

FORT: ¿Eso tiene efectos negativos a largo plazo?

EZ: Imagina un vestido que cueste hacerlo en China 10 euros y me veo obligado a encargar 2000 unidades para venderlo a 50 euros. Como me haya equivocado en la previsión, y de repente ese vestido funcione mal, tendrá que salir con descuentos agresivos, con el 50%, 60% o 70% de rebaja sobre el precio inicial pensado. Ahí estaría perdiendo entre 25 y 30 euros de venta por cada vestido. Pongamos el caso que lo fabrico en cercanía con un 50% de sobrecoste, que ya es una barbaridad. Esto me permite no tener que hacer tanta producción de entrada, y si no funciona no hago más, mientras que si se vende bien, se le da a la maquina y punto.

FORT: Hemos hablado de medidas que desde Acotex se han puesto sobre la mesa. ¿Cuáles son?

EZ: Lo primero, según nuestro punto de vista, son las medidas sanitarias que tendremos que implantar para el personal. Tendremos que suministrar mascarillas seguramente, geles desinfectantes en la entrada de los establecimientos, tener guantes y mascarillas para nuestros clientes, intentar que no haya aglomeraciones de gente en la tienda… La colocación de mamparas no lo vemos factible, porque parte de nuestra actividad conlleva contacto físico al mostrar el producto, y las mamparas no tienen sentido. Tenemos que ver si hay algún tipo de producto que pueda desinfectar las mercancías. Daremos orden de que no haya más de una persona a la vez en los probadores… Cosas que parecen que son de sentido común. Y luego están las medidas económicas, que son más importantes. Necesitamos que el Estado eche una mano en términos de sueldos y salarios, cotización a la seguridad social, tributos, tasas e impuesto, que el estado sensibilice en la relación entre casero e inquilino porque la situación ha cambiado… Flexibilización, sin duda.

FORT: El principal enemigo no parece que vaya a ser que el consumidor baje su poder adquisitivo, que también, sino el miedo a ir a las tiendas por el peligro de contagio, ¿no?

EZ: Está que una de las cosas que pedimos, que se pongan en marcha campañas brutales para animar a la gente a volver a la tienda, comunicar que estamos haciendo todo lo posible para que sea seguro y que se quite el miedo. Pero sabemos que es una realidad que estará ahí, por eso la previsión que hacemos de la caída de ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *