La Fédération de la Haute Couture et de la Mode de Francia activa mecanismos para proteger a las firmas emergentes

Francia se toma muy en serio el sector de la moda y para paliar los efectos de la pandemia ha puesto en marcha toda una batería de medidas que van de las ayudas económicas directas a la suspensión de los alquileres. Ahora llega el momento de pensar en las empresas emergentes, las más expuestas a los reveses financieros derivados del cese de actividad.

Desde el 19 de marzo la Federación viene comunicando continuas medidas para paliar los efectos que la actual crisis del Covid-19 sobre el sector de la moda, tan importante para el país vecino, empezando por las decretadas por el Gobierno: una ayuda de 1.500 euros para las pequeñas empresas, autónomos y microempresas gracias al fondo de solidaridad; la suspensión de los alquileres, facturas de agua, gas y electricidad para las PYME en dificultades; y la movilización de una suma de 300 mil millones de euros por parte del Estado y Bpifrance para garantizar las líneas de efectivo bancarias que las empresas pueden necesitar debido a esta situación.

Todos los ministerios implicados en la actividad de la moda han puesto planes de actuación sobre la mesa, desde el aplazamiento de cotizaciones sociales a la posibilidad de transferir empleados entre dos empresas, de forma que los que estén desocupados en este momento puedan incorporarse temporalmente a otra que enfrente una escasez de personal y que se encuentre desarrollando actividades esenciales para la nación, tanto para garantizar los suministros como la protección de la su salud.

Para la Federación cobra especial importancia la necesidad de proteger las marcas emergentes por encontrarse en una situación más frágil logística y financieramente. Por ello se pretende brindarles apoyo continuo y asistencia personalizada para un mejor acceso a las medidas adoptadas por las autoridades públicas francesas, así como apoyarlos en las solicitudes bancarias para asegurar el flujo de recursos y, en particular, para activar la deuda corporativa garantizada hasta en un 90% por el Estado francés. Se establecerá igualmente un fondo de apoyo para complementar lo que está haciendo la Federación con la ayuda del organismo industrial DEFI.

Más que nunca se hace necesaria una solida gestión de las empresas que quieran sobrevivir, por eso se pone en marcha la organización de seminarios sobre cuestiones operativas (finanzas y gestión de caja, digitalización e innovación, fiscal, laboral y derecho comercial …) y se refuerza la colaboración con el Institut Français de la Mode, permitiendo que las marcas emergentes apoyadas por la Federación se beneficien de los cursos y clases magistrales establecidas para enfrentar la crisis de Covid-19 (programa IFM Labels Solidaire).

Así mismo, y con la pretensión de que la visibilidad de estas firmas se vea afectadas lo menos posible, se va a convertir el showroom de la semana de la moda SPHERE, dedicado a los creadores emergentes, en una plataforma digital en asociación con Le New Black.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *